miércoles, 6 de octubre de 2010

“Dios está en su cielo, todo está bien en la tierra”

A pesar que un otaku, fanático del anime y manga, puede llegar a ver muchas series de animación japonesa, siempre hay una que lo marca de por vida en todo aspecto, ya sea en sus gustos, emociones o inclusive en su manera de percibir la vida misma.

En mi caso, y estoy seguro que en el de muchos otros, el anime que más nos impresionó fue Neon Genesis Evangelion (Shin Seiki Evangerion), o simplemente Evangelion. Esta serie, estrenada el 4 de octubre de 1995, es considerada por muchos otakus y expertos en animación, como el director de cine Wes Anderson, como el mejor anime de la historia, no sólo por su compleja historia, sino también por la calidad de los dibujos.

Pero ¿sobré que trata Evangelion? Todo empieza en el año 2015. Han pasado15 años desde que un meteorito golpeó la Tierra y causo el “segundo impacto”. Dicho fenómeno ocasionó que los polos se derritieran y que el nivel del agua crezca en todo el mundo, además la mitad de la humanidad se extinguió, dejaron de existir las estaciones y la rotación del planeta se alteró terriblemente.

Dentro de este marco catastrófico nos encontramos con Shinji Ikari, un niño de 14 años que perdió a su madre a la edad de 3 años y que fue abandonado por su padre posiblemente un segundo después, sin embargo su vida no volvería a ser la misma 11 años después de su aislamiento. Un día su padre lo llama para que viaje a la ciudad de Tokyo-3 sin explicación alguna, y, a pesar de tener un gran rencor contra él, Shinji decide ir a esa ciudad.

Apenas llega a Tokyo-3, Shinji descubre que esta es asediada por un ser extraño, enorme, totalmente repugnante y atemorizante, por no decir un monstruo grande y feo. Cuando el pequeño estuvo a punto de morir aplastado por este ser, una mujer en un auto deportivo llega a su rescate. La chica se llama Misato Katsuragi y fue designada para recoger a Shinji y llevarlo con su padre.

Ella trabaja para la empresa Nerv (cuyo lema es el título de este artículo) la cual es dirigida por el padre de Shinji, que se llama Gendo Ikari. Una vez el pequeño protagonista se encuentra con su progenitor descubre que en realidad lo habían llamando para pilotear un robot llamado Eva, y que su misión es la de pelear contra estos extraños seres que atacan la ciudad a los se los llaman ángeles. De esta manera empieza esta serie que posee millones de fans en todo el mundo, y, a pesar que sólo duró 26 capítulos y dejó de emitirse en 1996, siguen aumentando.

Pero ¿por qué una serie de robots puede llegar a tener un culto tan grande en todo el globo? La respuesta es sencilla: miren la serie y lo descubrirán, y es que conforme pasan los capítulos se va transformando la historia, de ser una con mucha comedia y acción a tocar temas psicológicos e inclusive filosóficos. La trama es tan confusa que ni viéndola 10 veces se puede llegar a entenderla, y no es porque está muy mal construida, sino porque se van descubriendo muchas cosas nuevas.

Otro aspecto muy importante es que tocan temas delicados como la religión. La aparición de los ángeles (18 en total) se basa, según la serie, en las Escrituras del Mar Muerto, textos que en la realidad existen pero que no se sabe aún su contenido. Además, durante toda la historia, se ve la guerra constante entre el hombre y Dios.

Hideaki Anno es el creador de esta gran serie, pero ¿cómo una simple persona creó una serie tan compleja? En realidad es algo que sólo él sabe. Muchos creen que el cuadro de depresión crónica que sufrió Anno fue la inspiración para la creación de sus personajes, en especial porque conforme avanza la serie se vuelve más oscura, depresiva y psicológica.

Pero esta historia no acaba ahí, ya que Evangelion también posee dos películas, en las cuáles se cuenta el final real de la historia, esto se debe a que en los dos últimos capítulos se cuentan los problemas psicológicos de cada uno de los personajes y no se ve un final a la línea de tiempo de la historia. Además últimamente se está reeditando la serie en una tetralogía cinematográfica, mejorando la calidad de animación y contando una nueva historia mucha más confusa, pero a la vez mucho más interesante.

Drama, acción, comedia, religión, todo encerrado en una obra maestra de la animación japonesa. Lo único que puedo decir, después de verla es una frase de la publicidad del programa: “¿En verdad crees que Dios viene a salvarnos?”. Si desean aumentar la polémica, sólo mírenla y disfruten.


No hay comentarios:

Publicar un comentario