miércoles, 1 de diciembre de 2010

LA PASIÓN DESDE LA CANCHA


Jorge Andrés Gonzales Villamar, más conocido como Coki Gonzales, nunca se separo del fútbol. Ese amor al deporte rey es a prueba de balas. A pesar de que no pudo prosperar como futbolista tuvo que dedicarse a trabajar y a estudiar a la vez para salir adelante, pero su carrera profesional le permitió estar cerca de esta gran pasión que siente por balompié.

Actualmente Coki Gonzales tiene 31 años es padre de dos bellas niñas María José (11 años) y Valentina (8 años), está divorciado y trabaja para tres importantes medios, uno es Frecuencia Latina, el otro es Direct TV y el último es CPN Radio. Es uno de los pocos periodistas deportivos que tiene un amplio conocimiento en lo que es el deporte, pero sobre todo en lo que es el fútbol. 

Se caracteriza por ser directo y transmitir su parecer al público sin pelos en la lengua. Esta transparencia le ha originado algunos problemas como por ejemplo que la Federación Peruana de Fútbol le haya restringido el ingreso a los partidos de la selección peruana cuando se encontraba conduciendo el programa N Deportes.
Nació un 15 de marzo de 1979 en el distrito de San Isidro, perocuando era un bebe vivía en Barranco. A los tres años me mudé a Miraflores y ahí he vivido toda mi vida. Pero soy barranquino de corazón porque mis abuelos vivieron siempre ahí y paraba más ahí que en otro lado”.

Barranco significa mucho para él porque en este distrito tiene a dos de sus mejores amigos, Carlos Orejuela y Piero Alva. Ambos son futbolistas y jugadores de Universitario de Deportes. Coki recuerda como los conoció: “… con Carlos somos compañeros de salón en el Pedro Ruiz Gallo y con Piero nos conocimos porque él vivía al frente del Pedro Ruiz Gallo y jugábamos fútbol siempre. Son dos de mis mejores amigos”.

Lo anecdótico de esta amistad es que Piero Alva y Carlos Orejuela no solo son jugadores de la “U”, sino que además son hinchas de este equipo, en cambio él es hincha del clásico rival  crema, Alianza Lima. Este amor por el equipo victoriano se debe a que su padre Don Jorge Gonzáles es hincha acérrimo del equipo blanquiazul.

Su relación con el deporte nace desde que era muy niño. Sus padres siempre se preocuparon porque practique deportes como el squash, basket, tenis y el fútbol. Fue este último, el que le fascino y es el que lo acompaña hasta hoy, él nos confiesa
“amo al fútbol tanto como amo a mis hijas… desde que tengo uso de razón veo, práctico, y respiro fútbol. Incluso mi mamá tiene fotos donde recién aprendo a caminar, pero, ya intento patear la pelota”.

Su madre, Ana María, confirma lo dicho por Coki contándome que le gustaba tanto patear la pelota que un buen día se rompió la lengua persiguiéndola en su andador, es más ella nos asegura que aprendió a caminar pateando un balón. Su padre viendo que su hijo disfrutaba jugar con la pelota decidió motivarlo para que practicase fútbol.

Además, su papá no solo consiguió que él jugase al fútbol sino que de manera indirecta ayudo a que se llene de datos y conocimientos sobre este deporte. Don Jorge poseía en casa una gran colección de la revista El Gráfico. El joven Coki se la devoró hasta terminarla y siguió comprando la revista para estar al tanto en lo deportivo, pero sobre todo en futbolístico.
Esta es una de las razones por la que sabe tanto sobre fútbol y, hoy en día, es uno de los periodistas deportivos más completos del país, posee los datos históricos del deporte rey tanto en el plano internacional como en el nacional.

Ana María me dice que Jorge Andrés, como ella lo llama, no le bastaba con solo practicar fútbol, “si Jorge no estaba jugando fútbol, lo encontrabas frente a la televisión viendo algún partido de fútbol y comenzaba a narrarlos, es más me llamaba para que los dos viéramos el partido y cualquier cosa que no entendía  inmediatamente él me lo explicaba”.

Es más, para la madre de Coki no había mejor tranquilizante que mandarlo a jugar pelota. “Jorge era como la mayoría de niños, o sea muy travieso y la única forma de tranquilizarlo era dejándolo ir a jugar pelota o en el barrio o en el colegio o en algún club. Por una parte era bueno porque así no me hacía desastre y medio en la casa, pero lo malo era que se paraba lesionando y las visitas a la clínica eran muy seguidas. Pero ni eso lo detenía, partido que había él tenía que estar y era el primero en apuntarse”.

Coki participaba desde los campeonatos de barrio como en los escolares, al principio por su tamaño lo mandaban a jugar de arquero, pero luego con el tiempo comenzó a jugar como defensor y más en la posición de back o de último como se le conoce en el ámbito futbolero.
Si nos quedamos solo con esta parte de su vida muchos pensaríamos que hoy por hoy es un futbolista, pero como veremos más adelante el destino no lo quería ver de corto. Su sueño era dedicarse al futbol, pero no lo pudo concretar. 

Sus padres pensaban que al acabar el colegio probaría suerte en el fútbol, pero él los sorprendió al decidir ingresar a la Escuela Militar de Chorrillos. Coki nos comenta porqué tomo esta decisión “… la idea de ser militar ocurrió recién en 5to de media, porque muchos amigos lo iban a ser, además, mi padrino también lo era y me gustó. Luego ya no me gustó la vida militar”.

Dicho y hecho, su madre no se equivoco al vaticinar el corto tiempo que su hijo duraría  enrolado a la milicia, solo tres meses bastaron para que se diese cuenta que ser militar no era lo suyo. Pero en ese corto tiempo el fútbol también estuvo presente, él mismo nos cuenta una anécdota que vivió mientras era un ‘perro’:
“Una vez en el campeonato interno nos tocó jugar en primera ronda a 1er año (los perros) contra 5to año (nuestros técnicos) y les ganamos 2 – 0. Incluso yo anoté el 2do gol .Además, hacía 36 años que los ‘perros’ no les ganaban a los técnicos. Después de ese partido nos ‘masacraron’ como no te imaginas. No dormimos (literalmente) en una semana. Lo peor es que como yo juego de zaguero central (y encima soy un poco tosco) le metí un par de buenas patadas a los delanteros de los técnicos y por esa razón desde ese día durante un mes cada vez que me veía un técnico se encargaba de ‘sancionarme’”.

Tras esta experiencia y por medio de Piero Alva se le presenta la oportunidad de poder jugar fútbol en las divisiones menores de uno de los clubes más importantes del país. Hubiese sido ideal para él jugar en Alianza Lima, el equipo de sus amores, pero esta naturaleza tan incierta que tiene el fútbol lo llevo a jugar en las divisiones menores de Universitario de Deportes.

Para cuando llegó a la “U” no era muy joven que digamos, el ya tenía 18 años y en este equipo lo promocionan para que juegue en la segunda profesional para la filial de la “U”, el equipo Virgen de Chapi. No duro mucho tiempo en este equipo, porque el club cusqueño Cienciano quería contar con sus servicios. Es así que Coki se traslada hasta el Cusco y hace la pretemporada con el famoso equipo que lograría la copa Sudamericana.

En ese mismo tiempo, mientras él se entrenaba con el equipo cusqueño, su enamorada desde Lima le dice que está embarazada. Coki no se sentía muy cómodo en Cienciano porque querían pagarle solo $100 para que se quedara en el equipo Inca. Con ese sueldo no le iba alcanzar para poder cubrir los costos que implicaban la llegada de su primera hija, es así que él toma la decisión de dejar Cienciano para regresar a Lima y volver a la “U”. Sin embargo su permanencia en el equipo crema no duraría mucho, ya que hicieron purga dentro del equipo y el tuvo que salir de esta institución por bajo rendimiento.

Es así que decide ya no probar más suerte en el fútbol, a pesar de que Yuli, la madre de sus hijas, le diese todo su apoyo. Con esta decisión tomada, su nuevo objetivo era hacer posible su otro sueño, el ser periodista deportivo. En esta nueva etapa de su vida opta por retomar sus estudios universitarios en la Universidad San Martín de Porres y por comenzar a trabajar. 

Luego de haber dejado el fútbol a un lado y trazándose nuevas metas, Coki le pide matrimonio a Yuli, esta acepto y para el mes de diciembre de 1998 se casan. Con tan solo 19 años de edad ya había decidido dejar el fútbol para dedicarse a estudiar y trabajar, muy pronto se convertiría en padre y ya estaba formando una familia. 

Como dice su madre “… a Jorge Andrés le gustan los retos” y vaya retos que tenía. Su juventud no fue impedimento alguno para que pudiese concretar su nueva meta, el ser periodista deportivo. Lo que hizo de inmediato fue buscar trabajo y lo que se le presentó fue trabajar de botones en el hotel miraflorino el Condado, pero por un corto periodo, ya que seguiría trabajando de botones pero en el hotel Marriot.

Entre los estudios y el trabajo trataba de salir adelante y un día viendo los avisos en el periódico vio uno que decía clases de locución dictadas por Gustavo Barnechea. Coki se animó a tomar el curso,  durante el transcurso de las clases él comenzó a destacar entre los demás alumnos debido a su buen manejo de datos, fechas y nombres sobre partidos, jugadores, mundiales, etc. Esto llamo la atención de Barnechea y le ofreció practicar en Radio Gol, en este programa comenzó haciendo las estadísticas, a su vez trabajaba en la página web gol.com. 

A los pocos meses pasa a CMD encargándose de las estadísticas de los partidos, en este mismo canal luego pasa a ser reportero, comentarista y conductor de El Alargue al lado de Daniel Peredo. Su desenvolvimiento y buenas intervenciones en CMD llamaron la atención en un canal de señal abierta, Panamericana Televisión que lo contrato para que se encargará del bloque de deportes del noticiero matutino Buenos Días Perú. 

Luego, del canal 5 pasó a canal N para ser el conductor del programa N Deportes, en este espacio estuvo por más de dos años. Hoy en día trabaja para un canal de señal abierta Frecuencia Latina, siendo uno de los conductores del programa Los Titulares junto a Gustavo Barnechea, también trabaja para Direct TV haciendo las transmisiones del torneo local de fútbol como reportero de cancha y a su vez trabaja con Alan Diez conduciendo un programa radial llamado Blanco y Negro de CPN Radio.

Además de ser periodista deportivo Coki también es entrenador y jugador de un equipo de fútbol, este equipo es el que formo con sus amigos de barrio de Barranco, el equipo se llama ‘Los del Parque’, pertenece a la primera división distrital de la liga de Barranco. En estos últimos años no les ha ido nada mal, ya que se han ubicado entre los primeros puestos.

Sus amigos, que son a la vez jugadores de este equipo lo llaman el ‘Loco’ y esto se debe a la vehemencia con la que juega o dirige cada partido, él mismo nos dice yo sé que soy un jugador y DT obsesivo, porque siempre busco ganar y enseñar, dejar algo a mis jugadores, pero también soy demasiado impulsivo, a veces me dejo llevar por la situación”.

Aquella vehemencia también la hemos visto en la televisión cuando tiene que dar su opinión sobre la situación de nuestro fútbol, sobre alguna irregularidad o algún hecho controversial que se haya podido desarrollar durante un partido dentro o fuera de la cancha. Esto se debe porque Coki es un apasionado del deporte rey, aunque en realidad es un ‘Loco’ como lo denominan sus amigos, pero por el fútbol.  Él afirma que el fútbol es parte de mi vida. Cuanto no lo sé, pero, no sé qué haría sin él”.

Imagínense que su amor por el fútbol y sobre todo por Alianza Lima es tan grande que su primera hija María José, lleva aquel segundo nombre porque su es José Soto, ex defensa, capitán y actualmente entrenador de las divisiones menores de Alianza Lima.

Jorge Andrés Gonzales Villamar, reconocido periodista deportivo, tuvo que pasar por diversas situaciones para que hoy en día la vida le sonría. Su carrera le permite estar inmerso dentro del fútbol; su otro gran amor después de sus hijas. Es más ni ellas se salvan de este amor de locos de su padre, ya que ambas entrenan en una conocida academia limeña. 


Acá los dejamos con unas preguntas a quemarropa que le hicimos:
  1. ¿CÓMO TE DEFINIRÍAS COMO PADRE?
Lo único que sé es que si mis hijas piensan lo mismo que yo de mi padre. Me siento feliz, muy feliz y tranquilo.
  1. ¿CÓMO TE DEFINIRÍAS COMO PERIODISTA?
Preferiría que me defina el público.
  1. ¿CUÁL HA SIDO UNO O ALGUNOS DE TUS MAYORES LOGROS?
Como persona, mis hijas; como profesional, espero lograrlo todavía.
  1. ¿CREES QUE TE SACASTE EL CLAVO DE NO PODER HABER FUTBOLÍSTA PROFESIONAL?
Por supuesto me siento inmensamente feliz de ser periodista.
  1. ¿TIENES QUE AGRADECERLE A ALGUIEN POR QUIÉN ERES? SI LA RESPUESTA ES SÍ ¿POR QUÉ Y A QUIÉNES?
A mis padres y como periodista a Gustavo Barnechea.
  1. CREES HABER COMETIDO ALGÚN EXCESO O ERROR COMO PERIODISTA
Sí una vez que hablé como fanático y no como periodista con respecto a los hinchas peruanos que recibieron a River Plate cuando iba a enfrentar a la San Martín.
  1. ¿CUÁLES SON TUS PRÓXIMOS PLANES COMO PROFESIONAL?
Seguir creciendo.
  1. ¿CÓMO TE VES A FUTURO?
Siempre pensando en la pelota

No hay comentarios:

Publicar un comentario